Ver perfil

Sufragio femenino en UK parte 4: Consecuencias - Publicación #6

La Siesta Inglesa
La Siesta Inglesa
Toda revolución, todo cambio del ‘status quo’ tiene dos, si no más, caras. La cara de la épica de conseguir aquello que parecía imposible y la cara de las consecuencias personales de aquellas personas que lucharon por conseguir más derechos. El movimiento de las suffragettes, la revolución para conseguir el derecho a voto de la mujer, no fue una excepción, desafortunadamente, tuvo también consecuencias personales negativas para las revolucionarias.
Durante las tres semanas anteriores hemos visto cómo empezó este movimiento, hemos conocido algunas de las protagonistas y qué hicieron para conseguir su objetivo. Obviamente para conocer toda la revolución con todo detalles, se necesitan muchos libros, pero hemos intentado contar aquello que reflejan un contexto, un momento y, sobretodo, podemos entender el porqué. 
Hoy vamos con esta última y cuarta parte para conocer las consecuencias de esta revolución. La revolución de las suffragettes en Reino Unido.

Suffragette movement Parte 4: las consecuencias
El WSPU apostó por actuar contundentemente ya que consideraban que la vía diplomática y pacífica no estaba dando resultados, la política era dominada por hombres y la mayoría de los parlamentarios no solo no estaban de acuerdo, sino que además hacían burla de las propuestas para otorgar los mismos derechos políticos a las mujeres. Entonces como vimos en la edición anterior varias mujeres, lideradas por Emmeline Pankhurst decidieron crear esta nueva unión para realizar protestas más contundentes.
Y así hicieron; las suffragettes se ataban a barandillas, incendiaron postes de correos e incluso se llegaron a utilizar técnicas de protesta más radicales como incendios en Iglesias, Gentlemen’s clubs (clubes de caballeros donde se reunían exclusivamente hombres de clase media-alta), entre otros lugares. Esto era una parte de la revolución, recordemos que habían muchas otras mujeres en contra de los actos más radicales. Incluso, en un momento determinado, una de las líderes Emmeline Pethick-Lawrence, estaba en desacuerdo con ciertos actos más podríamos llamarlo violentos. Los medios escritos no tuvieron ningún reparo el tildarlas de terroristas con titulares sensacionalistas como “Terrorismo de las Suffragette”. En fin…
Suffragette retenida por la policia en 1910
Suffragette retenida por la policia en 1910
Una suffragette, Emily Davison, perdió la vida tristemente bajo el caballo del Rey George V. Las autoridades tenían la hipótesis de que fue un suicido y que lo hizo para poder tener un mártir en la revolución, aunque esta teoría no tiene mucha validez básicamente porque tenía un billete de tren de vuelta y ella simplemente quería atar una bufanda de las suffragette en el caballo.
Prisioneras políticas y huelgas de hambre
Muchas de las suffragettes acaban en prisión y, en aquella época, los prisioneros estaban divididos en tres tipos, siendo el uno el que tenía ciertas libertades y el tipo tres el que no tenían ningún tipo de libertad. La WSPU hizo campaña y presión para que las suffragettes prisioneras fueran consideradas prisioneras políticas y se les otorgara el tipo uno. Pero tanto el gobierno como las cortes, temían que si las consideraban oficialmente como prisioneras políticas se podrían convertir en mártires y además se podrían aprovechar de los beneficios del tipo uno para continuar con su agenda de protestas del WSPU. Así pues, se las concedió el tipo dos en el mejor de los casos, llegando además al tipo tres en varios casos para evitar que tuvieran ningún tipo de privilegio.
Como protesta a que no se les concedía el tipo uno, algunas mujeres empezaron huelga de hambre. Fue el caso de Marion Wallace Dunlop. Marion fue sentenciada a un mes por vandalismo, como se le negó en status de prisionera política, empezó una huelga de hambre. Por motivos de salud, y por miedo de las autoridades de que se convirtiera en mártir, fue liberada a las 92 horas. Esto creó tendencia y muchas mujeres siguieron sus pasos. Como resultados estas mujeres serían liberadas a los pocos días y podían volver a las protestas. 
Poster mostrando a una prisionera del WSPU forzada a comer con el tubo gástrico
Poster mostrando a una prisionera del WSPU forzada a comer con el tubo gástrico
Poco después, el gobierno decidió no liberar a las mujeres que estaban en huelga de hambre y tomaron medidas muy duras con lo que se conoce como el Force Feeding (alimentación a la fuerza), en que se obligaba a las mujeres a la fuerza a recibir alimento. Una técnica usada era el tube-feeding en que la mujer era atada a la fuerza a una silla y la mujer ingería alimento mediante un tubo estomacal o nasal. Esta técnica causó en muchas mujeres forzadas a comer problemas en el sistema circulatorio, digestivo y nervioso. Así como pleuritis y neumonia a algunas protestantes por culpa de que el tubo no se introdujo de la manera correcta.
Primera guerra mundial
Al estallar la primera guerra mundial y ante la falta de hombres jóvenes en el país, las mujeres dieron un paso al frente y se pusieron a realizar los trabajos que se habían considerado trabajos de hombres. Esto supuso un cambio de paradigma al demostrar que eran capaces, obviamente, de realizar dichos trabajos. Durante este período la WPUS cesó casi por completo sus protestas para volcarse en que el país sobreviviera durante la guerra y la NUWSS, que conocimos en la segunda parte de esta serie del suffragette movement en Reino Unido, continuó con su lobby de presión usando herramientas diplomáticas.
En 1918, aprovechando que se abría el sufragio para los hombres mayores de 21 (antes tenían que ser mayores de 30), el NUWSS consiguió que también las mujeres pudieran votar, pero solo podían mujeres mayores de 30 años y que fueran propietarias. Finalmente, fue en 1928 cuando se hizo un poco más de justicia y ya sí se otorgó los mismos derechos de voto a todas las mujeres mayores de 21 y no propietarias, como se había hecho con los hombres 10 años antes.
Hasta aquí nuestro resumen del movimiento suffragette, hay mucho más que no hemos tenido tiempo de explicar pero seguro que en algún otro momento volveremos a retomar el tema. La semana que viene volvemos a los colores típicos de La Siesta Inglesa (rojo y azul de Reino Unido), pero elsentimiento, el afán por recuperar a mujeres olvidadas y silencias de la historia del Reino Unido y por conseguir un mundo más justo e igualitario han sido y seguirán siempre presentes.
Por cierto, ayer jueves nuestra gran amiga Laura Cera nos regaló este magnífico artículo reflexionando con Virginia Woolf y su libro Una habitación propia sobre la mujer en la literatura, en la sociedad y en la historia, si aún no lo has leído te dejo el enlace aquí debajo:
Virginia Woolf y la vigencia de las ideas - La Siesta Inglesa
Recuerda que si te gusta esta newsletter, te puedes suscribir gratuitamente y recibirla automáticamente cada semana. Si quieres colaborar con La Siesta Inglesa, puedes invitarnos a un café pulsando aquí. Finalmente, recordarte que también nos puedes seguir en Twitter Instagram.
Did you enjoy this issue? Yes No
La Siesta Inglesa
La Siesta Inglesa @LaSiestaInglesa

Blog sobre #ReinoUnido - Tratamos diferentes temas como Historia, Cultura, Deporte, Geografía, Turismo... Vendrán más plataformas muy pronto. Link: https://lasiestainglesa.com

Si no deseas recibir más este boletín, por favor, date de baja aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Created with Revue by Twitter.
https://lasiestainglesa.com/